SEGURIDAD SIN LÍMITES.

Seguridad y comodidad en el BMW M2 Coupé

Cuando se trata de seguridad activa y pasiva, no hay margen para concesiones. Con sus numerosas tecnologías, el BMW M2 Coupé está equipado para superar cualquier desafío. Además, la orientación al conductor M permite reaccionar al instante y ofrece un elevado nivel de comodidad tanto para conducir en el circuito como en la vida diaria.

ORIENTACIÓN AL CONDUCTOR M.

El concepto ergonómico del automóvil M incluye un exclusivo puesto de conducción con orientación al conductor M. Así, todos los controles están orientados al conductor de forma coherente. Destacan, como en el mundo de la competición, los mandos intuitivos y sus reducidos tiempos de reacción.

 

La sensación de puesto de conducción, ergonomía perfecta del asiento, acceso directo a todos los mandos relevantes para el dinamismo de conducción, selector de cambio M y cuadro de instrumentos M son componentes centrales de la orientación deportiva y ergonómica al conductor. El volante de cuero M incluye levas de cambios propias del deporte del motor para permitir cambios rápidos y cómodos.

 

Las funciones de comodidad, comunicación y entretenimiento, como el climatizador, navegación y radio, se encuentran a la derecha del conductor, de manera que también el acompañante puede acceder cómodamente a ellas. Así el conductor puede concentrarse en lo más importante: el placer de conducir definitivo.

SEGURIDAD PASIVA.

Un paquete de medidas de seguridad inteligentes se encarga en todos los modelos BMW de la minimización selectiva de posibles riesgos de accidente, y de ofrecer la sensación de estar protegido al máximo en todo momento. Una estructura voluminosa y muy resistente y el empleo inteligente de aceros especiales de máxima resistencia se encargan, con un peso reducido, de una solidez máxima del habitáculo de seguridad.

 

La energía del impacto se reconduce hacia otras zonas de la carrocería que rodean el habitáculo, como la estructura inferior, los marcos laterales, la pared frontal y el techo, y es absorbida por las zonas de deformación de las partes delantera y trasera. En caso de colisión, la estructuras reforzadas de los montantes centrales y las estriberas, las barras de impacto laterales de las puertas y los travesaños estables de los asientos sirven de protección.

 

En la parte delantera, encontramos diversos sistemas para proteger a los peatones. Entre el soporte y el revestimiento del paragolpes hay un dispositivo para la absorción de impactos que reduce las lesiones en caso de impacto contra las piernas. Además, el cofre incorpora elementos de deformación que reducen la energía del impacto y por lo tanto sirven como zona de absorción de este.